El Centro Podológico Rico de Santander está ubicado en pleno centro de la capital cántabra. Concretamente en la calle Cardenal Cisneros 30, a pie de calle y próximo al mercado La Esperanza. Las instalaciones están adaptadas para personas que requieran silla de ruedas u otros aparatos para deambular.

El estilo de la clínica se ha cuidado para lograr el mejor confort para los pacientes dando especial importancia al espacio, la iluminación natural (a través de la cristalera de la entrada y el color base de la clínica) y la pulcritud. Consta de una sala de recepción amplia, dos gabinetes (boxes) donde se realizan los servicios de quiropodias, revisiones, curas y ortopodología, entre otras funciones. Contamos con Scaner 3D, un podoscopio y plataforma de presiones para llevar a cabo el estudio de la pisada y la realización de plantillas personalizadas. Igualmente, disponemos de un equipo láser, lámpara infrarrojos, equipo de ultrasonidos, etc; según sea el tratamiento a seguir con cada paciente.

Además de una sala de esterilización donde realizamos la limpieza protocolaria de nuestro material dentro de un autoclave digital, tenemos una sala de cirugía amplia y dotada de tecnología de última generación para llevar a cabo operaciones de cirugía de mínima incisión